Energía

Hematita: técnica para almacenar la electricidad en los ladrillos de una casa

Alicia Rivera 2022-01-28
técnica para almacenar la electricidad en los ladrillos de una casa

Investigadores de la Universidad de Washington lograron convertir ladrillos rojos en unidades de almacenamiento de energía eléctrica, con lo que ya podrá ser posible tener paredes alimentadas por energía solar que puedan usarse para cargar dispositivos electrónicos.

Un estudio publicado por el profesor de química, Julio D'arcy y sus colaboradores en la revista Nature Communications, explica que este bloque de construcción se compone principalmente de partículas fundidas de sílice, alúmina y hematita (óxido férrico), que es el pigmento mineral que da color rojo a los ladrillos.

Los químicos calentaron los ladrillos con vapor ácido y aplicaron un polímero conductor especial denominado Pedot, el cual está compuesto de nanofibras que logran penetrar en la red porosa del bloque, donde se guarda y sirve como esponja de hierro para almacenar y conducir electricidad.

“Rellenamos los poros de los ladrillos con un vapor ácido que disuelve el óxido de hierro y lo convierte en una forma reactiva de hierro que hace posible nuestra síntesis química. Esta reacción química deja los poros cubiertos con un plástico conductor de electricidad o Pedot”, explicó el profesor D'arcy.

El científico comentó que los bloques se puedan conectar a los paneles solares, un aproximado de 60 ladrillos de tamaño regular podrían alimentar la iluminación de emergencia durante 50 minutos y tardarían 13 minutos en recargarse.

Indicó que trabajan en formas de convertir la estructura de las nanofibras en compuestos que contengan otros semiconductores para aumentar la cantidad de energía que puedan almacenar en los ladrillos.

El objetivo es desarrollar ladrillos con patrones y listos para apilarse sin necesidad de cables, “tenemos la intención de producir dispositivos que se puedan ensamblar como bloques de Lego”.

Agregó que aún no han identificado las propiedades mecánicas del material. Sin embargo, el punto es que una vez que descubran una manera de refinar el método de convertir ladrillos en baterías que sean al mismo tiempo viables como material de construcción, es posible tener paredes de ladrillos alimentadas por energía solar que puedan usarse para cargar dispositivos electrónicos.

Dan Brett, un profesor de ingeniería electroquímica en el University College London, Reino Unido, comentó que este estudio muestra que también hay potencial para almacenar energía eléctrica y aunque su rendimiento es inferior, el principio está probado y hay un margen significativo de mejora.