espacio

Al parecer no es suficiente llenar de basura nuestro planeta… También nos hemos encargado de contaminar el espacio con la llamada “basura espacial”. Lo más grave es que esta situación continúa empeorando y a nadie parece importarle.

basura espacial

La Basura Espacial

La basura espacial son los desechos que las actividades humanas van dejando por el espacio. Básicamente, son desperdicios que provienen del envío de satélites y naves espaciales.

Dentro de la categoría de basura espacial hay varios satélites que ya cumplieron su objetivo, o que se volvieron obsoletos, por lo que están en una órbita infinita, hasta que el rumbo de ésta cambie por alguna razón.

También hay piezas de cohetes, objetos como tornillos, trozos de plástico o metal, etc.

satelite

Caos espacial

Actualmente hay más de 6000 toneladas de basura espacial que gira alrededor de la Tierra y esta cifra va en aumento. Se espera que en 2025 se vuelva a pisar la Luna y la moda del turismo espacial está creciendo entre los más ricos y poderosos del planeta, como Jeff Bezos o Elon Musk.

Cabe destacar que no existe hoy en día ninguna ley que regule el abandono o la recolección de los residuos que se hallan en el espacio.

¿Qué se está haciendo al respecto?

Se han propuesto varias soluciones para limpiar el espacio exterior, pero por el momento la falta de financiación impide que se pongan en práctica, puesto que hacer una limpieza a fondo del espacio costaría millones de euros.

Sin fondos para implementar los métodos de limpieza adecuados, a los científicos preocupados por este tema les resulta imposible fabricar las herramientas que permitan comprender el comportamiento de estos escombros, cada uno de los cuales pueden resultar peligrosos, tanto para el planeta, como para los satélites que están en funcionamiento y los futuros envíos de naves y artefactos.

Aunque hay muy pocas probabilidades de que los desechos grandes ingresen en la atmósfera terrestre y provoquen daños considerables, es importante saber cómo se comportan, ya que podrían dañar satélites que están en funcionamiento y de los que dependen las telecomunicaciones, Internet o los sistemas de GPS.

telecomunicaciones

La Estación Espacial Internacional ya tuvo que maniobrar varias veces para evitar colisiones con esta basura y gracias a su satélite RemoveDEBRIS, pudieron recoger en 2019 los primeros desechos espaciales. La NASA sostiene que en diez años, cada cohete que se envíe al espacio se cruzará con al menos un escombro en su camino. Es necesario limpiar el espacio, porque sin soluciones viables podría volverse inaccesible en 2100.