Chukum

Endémico de la península de Yucatán, el Havardia albicans o Chukum es un árbol “multiusos”. Los mayas utilizaban la resina de esta planta para pigmentar sus construcciones y accesorios, también se ha utilizado para los trabajos de peletería y, hoy en día, se usa para acabados arquitectónicos.

La resina que se extrae del este árbol es rica en taninos, lo que le da un color rojo purpúreo. Suele mezclarse con cemento blanco y piedra caliza para emplearse como recubrimiento de superficies, muros, pisos y albercas.

El Acabado Chukum es elegante y natural, y su textura lisa y uniforme lo hace ideal para ambientes orgánicos, minimalistas o rústicos. Tiene propiedades que hacen que regule la temperatura del ambiente por lo que es perfecto para construcciones en zonas cálidas.

 

Chukum

 

Chukum para albercas

El fino acabado que deja el chukum evita la formación de grietas gracias a su gran plasticidad, y es un gran impermeabilizante. Esto lo hace ideal para la construcción de albercas o fuentes.

Además de ser fácil de lavar, tiene propiedades fungicidas, evitando la formación de hongos.

En el caso de las albercas de chukum, se logra que el agua sea la protagonista. Este acabado tiene un color claro y natural que genera destellos turquesas en el agua.

Alberca de Chukum

Ecológico y sustentable

El chukum es una propuesta ecológica y sustentable para crear ambientes naturales. Actualmente es utilizado en hoteles y residencias de lujo donde lo más importante es lo ecológico y la conexión con la madre tierra.

Esta resina es extraída de los árboles por emprendedores mexicanos, principalmente yucatecos, para seguir siendo un comercio justo y sustentable.

Hotel con Chukum