Cómo ser un runner verde

La buena noticia la dio la Fundación Natura, con el anuncio de la séptima edición de la Carrera Verde Colombia, a realizarse de manera presencial y virtual el próximo tres de abril de 2022 en el Parque Metropolitano Simón Bolívar y en las zonas aledañas al corazón verde de la capital bogotana –este último recorrido para los participantes de la modalidad de diez kilómetros, pues habrá también tres y cinco kilómetros que se completarán en el Parque.

En su próxima edición, esta competencia perpetuará su aporte a la mitigación del cambio climático a través de la restauración ecológica de los bosques andinos y altoandinos del país, al destinar el valor de cada inscripción al proceso de siembra de más de diez mil “árboles árboles nativos en alguna de las Reservas Biológicas que la Fundación Natura administra, por ejemplo en Encenillo, ubicada en Guasca, Cundinamarca; unos bosques que en el pasado fueron minas de rocas calizas o en El Silencio, ubicada en el Retiro, Antioquia, predios que fueron usados anteriormente para ganadería extensiva, y que hoy son bosques restaurados que prestan servicios vitales para todos los seres vivos” afirma Clara Solano, directora ejecutiva de Fundación Natura.

Lo que seduce al eco-runner

Su aporte a la restauración ecológica va más allá de la reforestación. La Carrera Verde se ha convertido en emblema de los corredores conscientes al estar avalada con la certificación Gold Inspire del Council for Responsible Sports de EE.UU., un sello que reconoce la labor de aquellos eventos deportivos inspiradores y responsables con el medio ambiente.

Adicionalmente es, la única carbono cero en el mundo y la única carrera en Colombia que se ha sumado a Sports for Climate Action, una iniciativa mundial de la Organización de Naciones Unidas, que busca hacer un llamado a las organizaciones deportivas para que reconozcan la contribución del sector deportivo al cambio climático y nuestra responsabilidad de luchar por la neutralidad climática para un planeta más seguro hoy.

“Al finalizar la carrera, siempre dejamos el Parque y las zonas aledañas más limpias”, enfatiza Solano pues el tema de la basura de las calles y los escenarios que convocan a los participantes de las carreras convencionales suele ser el lunar de este tipo de eventos; asimismo, la Carrera Verde cuenta con otras estrategias para conquistar a más corredores verdes:

  1. Manejo de basuras. Hay un programa con el operador logístico de Fundación Natura Colombia, con más de mil voluntarios de colegios distritales que, en su ultimo grado, hacen su servicio social en la Carrera. Ellos ayudan a recolectar los desechos a lo largo del recorrido y en el punto de concentración.
  2. No al desperdicio de agua. En los puntos de hidratación, se ofrece agua en recipientes de menor capacidad de lo que habitualmente se usa –y no es secreto que el desperdicio de agua, por cada participante, es grande en una carrera pues por lo general solo consume la mitad del líquido dispuesto por vaso o bolsa.

“Permanentemente les decimos a los corredores que no boten la botella de agua hasta que no esté desocupada”, agrega la Directora Ejecutiva de la Fundación Natura.

  1. Canecas. Cada cien metros habrá canecas a lo largo de cada recorrido (algo poco habitual en la mayoría de carreras, en las que las canecas están ubicadas en las zonas cercanas a los puntos de hidratación); y si, corre con mala puntería y bota el contenedor de agua fuera de la caneca, habrá personal dispuesto exclusivamente para recogerlo y depositarlo en el punto adecuado.
  2. Compostaje. Como cada corredor es recibido en la meta con una fruta nacional (banano, gulupa, etc.), la organización de esta carrera dispondrá canecas de de la compañía Compost Pack para que las personas depositen allí los residuos orgánicos aprovechables y estos vayan al compostaje que realiza dicha firma.5. Medalla de madera. Además de ser biodegradable, viene de bosque certificado, es decir que no se talarán árboles para elaborarlas.
  3. Reciclaje. Al ofrecer botellas de agua a los participantes, estas son del menor gramaje de PET en aras de garantizar que este material ingrese nuevamente al ciclo de economía circular y no se convierta en basura, sino que pueda transformarse en nueva materia prima que ingrese al ciclo de economía circular.

 “Tratamos de que todos los elementos se reutilicen. Por ejemplo, los banners que usamos para delimitar la carrera (y que por norma nos los exigen las entidades porque hay que señalizar), se transforman en el cordón para que cada participante se cuelgue su medalla de madera. Nada se va a la basura y tratamos de hacer de cada etapa de la competencia una estrategia sostenible”, puntualiza Solano.

¿Y para el corredor online?

Así como habrá muchos corredores ansiando el retorno al running masivo, otros preferirán seguir cautelosos ante el contacto social; de ahí la opción virtual de la séptima Carrera Verde, que les permitirá a muchos deportistas conectarse al espíritu ecológico aún sobre una trotadora o cinta de correr (sin importar que deba consumir energía eléctrica).

  1. Calcule su huella de carbono. Existen múltiples aplicaciones y páginas de Internet en las que se dispone de un paso a paso detallado y fácil de seguir para calcular la producción de gases de efecto invernadero en el día a día. Una de las más recomendadas la tiene el Gimnasio Fontana, el primero colegio carbono neutro del país.
  2. Ajuste. Luego de medir su huella de carbono, tendrá dos opciones. La primera (la ideal) será ajustar sus procedimientos personales para disminuirla; en el caso de un corredor, podrá reducir el tiempo de uso de la trotadora, corriendo la mitad de kilómetros en la calle y la otra mitad en la cinta de correr; o eligiendo gadgets de visualización del recorrido –correr en una banda puede tornarse monótono– con bajo consumo de energía, como el nuevo iPad (novena generación) que consume un 63 por ciento menos de energía que lo establecido por los requisitos de Energy Starts –sello que promueve los productos eléctricos con consumo eficiente de electricidad y que reducen la emisión de gas de efecto invernadero.
  3. Compense. Será la segunda salida para mitigar su huella como corredor virtual. “Debe hacer un cálculo de las horas que tienes conectada la banda, consumiendo energía; este tiempo se lleva a la aplicación de medición de huella de carbono para que arroje la cantidad de CO2 equivalente (es decir, la medida del gas carbónico emitido durante el tiempo de conexión de la máquina) y con dicha cantidad de emisiones, la aplicación indicará si debe sembrar uno, dos o tres árboles para compensar las emisiones”, explica Claudia Triana, jefe de proyecto de la Carrera Verde Colombia.

Crédito: PILAR BOLÍVAR  EL TIEMPO @lavidaentenis