FabBRICK

La industria textil es una de las más importantes de México y del mundo en general. Sin embargo, es una de las industrias que más agua consumen en sus procesos, y las aguas residuales que se generan contienen un gran número de químicos y contaminantes.

Residuos textiles

FabBRICK, la empresa detrás de este proyecto

FabBRICK es una empresa francesa fundada por Clarisse Merlet que se dedica al reciclaje de textiles, convirtiéndolos en ladrillos que funcionan también como aislantes acústicos y térmicos.

Se estima que los residuos textiles en Francia rondan los 4 millones de toneladas, aunque sólo un pequeño porcentaje de estos se reutilizan o reciclan, específicamente menos de un tercio de ellos.

Hace cinco años, Clarisse Merlet, quien estudiaba arquitectura en ese momento, se sorprendió al conocer las cifras sobre la cantidad de desechos textiles que hay en el mundo, sin mencionar el daño ambiental que provoca la industria de la moda, y el número de desechos que genera la industria de la construcción.

De su preocupación por ayudar al medio ambiente nació FabBRICK. En 2019, la empresa recibió 10,000 euros del apoyo de un crowdfunding, una forma de financiación que consiste en utilizar el capital de numerosos individuos a través de pequeñas aportaciones o donativos. Con el dinero que reunió, se desarrolló una máquina de ladrillos para industrializar el proceso de producción.

Clarisse Merlet

¿Cómo se fabrican los ladrillos?

El proceso para obtener un ladrillo de textiles reciclados es el siguiente:

1. Elegir el color de los textiles que van a ser utilizados para hacer el ladrillo. Clarisse explica que la mezclilla es de las telas más utilizadas, ya que al ser hecha 100% de algodón, es la mejor opción para aislar tanto el clima como el ruido.

2. Pesar los textiles para que cada ladrillo sea igual. Después, la tela se mezcla con pegamento ecológico, hecho de ingredientes de origen biológico y no contaminantes. Este proceso asegura que los ladrillos sean impermeables y resistentes al fuego.

3. Los ladrillos deben comprimirse con una máquina que por cierto, también fue inventada por Clarisse. Esta máquina se usa manualmente, de manera mecánica, así que no consume energía eléctrica.

4. Por último, los ladrillos ya comprimidos y cubiertos con pegamento se dejan secar de manera natural por dos semanas, y luego estarán listos para su uso.

Fabricación de ladrillos FabBRICK

Usos de los ladrillos FabBRICK

Están disponibles en cuatro tamaños diferentes, y funcionan para dividir habitaciones dentro de las viviendas, para fabricar paredes decorativas, o para hacer mobiliario y decoración como lámparas, mesas y más.

Según el sitio web de la empresa, desde su creación a fines de 2018, ya han diseñado más de 40.000 ladrillos que representan 12 toneladas de textiles reciclados.

FabBRICK ha trabajado con el reconocido centro comercial francés Galeries Lafayette para una serie hecha a mano y con la empresa Vinci Construction para convertir sus propios uniformes de trabajo viejos en bancos y lámparas.

En una entrevista reciente, Clarisse Merlet mostró un prototipo de un ladrillo hecho de cubrebocas triturados que podría ayudar a abordar los desechos relacionados con la pandemia.

Muebles de FabBRICK en centro comercial