Reciclaje

Manejo de residuos en Europa: ¿Qué podemos aprender de esto?

2022-01-28
Manejo de residuos en Europa

La actual crisis ambiental nos lleva a buscar diferentes formas de pensar y tratar los residuos que se generan en las grandes urbes del planeta. De acuerdo con cifras proporcionadas por la Organización de las Naciones Unidas, se estima que cada año generamos un total de 11 mil millones de toneladas de residuos sólidos en todo el planeta, sin embargo, no todos los países producen la misma cantidad de residuos y son diversos los factores que influyen en dicha problemática. 

Se sabe que los países más ricos son los que más residuos generan, sin embargo el problema no se termina en el número de residuos, sino en el tratamiento que se tiene después de que son recolectados. La medida más común es llevarlos a un vertedero, en donde se reúne todo tipo de residuos para su descomposición, lo cuál deja muchos daños ambientales que deterioran la calidad del suelo, el aire y el agua donde se localiza el vertedero. 

Los residuos en Europa y el caso de Suecia

Dentro de la Unión Europea se han tomado medidas (las más rigurosas del mundo) en materia de tratamiento de residuos, las cuales implican repercusiones a nivel político. Algunas reformas y tratados han buscado que con los años se incrementen los porcentajes de reciclaje, compostaje y valorización energética de la basura. Junto con esto, existe un alto nivel de conciencia sobre la necesidad de controlar el manejo de los desperdicios sólidos e inclusive, de evitar su generación, fomentando así la economía circular dentro de la sociedad. 

En los últimos años la Comisión Europea publicó un plan de acción para la economía circular que pretende reducir la producción de residuos mediante una mejor gestión de los recursos, sin embargo se debe considerar que a pesar de que los porcentajes de reciclaje y tratamiento de residuos se han elevado, no todos los países llevan el mismo ritmo debido a sus problemáticas internas. 

En el caso de Suecia, las políticas han funcionado a la perfección, pues se considera que el 99% de su basura es reciclada o reutilizada. Pero, ¿cómo es que han logrado llegar a este punto?, la respuesta parece simple: trabajo colectivo y la educación de sus habitantes. De acuerdo con sus leyes, en Suecia deben existir estaciones de reciclaje en cada zona residencial y la mayor parte de los ciudadanos separan todos los residuos reciclables en sus casas, los depositan en los contenedores especiales para después llevarlo a las estaciones de reciclaje.

Todos sus residuos se reciclan, reutilizan o se utilizan para el compostaje, así como el agua se purifica hasta que sea de consumo humano nuevamente. Uno de los puntos más importantes es la atención a los residuos tecnológicos y electrónicos que generan, pues se tiene un protocolo especial para éstos. Aunque no hay que perder de vista que un porcentaje de estos residuos se incineran, generando así contaminación del aire. 

Las multas y consecuencias para quienes no siguen estas reglas para los residuos suelen ser muy elevadas, por lo que los habitantes deciden seguir las normas y obtener los beneficios de esto. Aunque una parte de la población prefiere eludir los costos de producir residuos electrónicos y optan por el “turismo de residuos”, es decir, los depositan en las fronteras con los países vecinos de la región, afectando así a otras comunidades. 

Suecia es un ejemplo a seguir, pero el panorama completo aún muestra ciertas fallas y consideraciones para el futuro del reciclaje en Europa y en el mundo entero. La solución a largo plazo no es solamente mirar hacia el reciclaje, sino alcanzar la producción de menor cantidad de residuos y su correcto uso. 

¿Qué podemos aprender de esto?

En España la situación es diferente, ya que es el país que más basura genera en la UE y la mayoría de sus residuos son destinados a los vertederos, debido al bajo coste que esto representa. Con el tiempo España ha implementado estrategias de reciclaje que planean incrementar con el paso del tiempo. De todo esto podemos aprender un par de cosas. La primera es que la situación y tratamiento de residuos estará siempre relacionada con la situación interna del país, la corrupción, junto con los niveles de pobreza y educación marcan la producción de basura. 

Por otro lado, se debe fomentar la cultura del reciclaje y reutilización con mayor fuerza, además de implementar leyes que realmente impulsen el tratamiento y compostaje de residuos de manera gradual. Sabemos que el cambio no se realiza de la noche a la mañana, pero implementando políticas que sancionen el incorrecto uso de los residuos generamos una mejor cultura cívica en la ciudadanía.