pintura blanca

Preocupados por el calentamiento global, y con intenciones de ayudar a revertirlo, los ingenieros de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han creado la pintura más blanca hasta ahora.

Utilizar esta pintura en casas y edificios puede enfriarlos lo suficiente como para reducir la necesidad de ventiladores y aire acondicionado.

A finales del año pasado, el equipo de ingenieros creó una pintura ultra blanca, y recientemente mejoraron la fórmula. La nueva pintura no solo es más blanca, sino que también puede enfriar aún más que la anterior.

“Si usara esta pintura para cubrir un área de techo de aproximadamente 330 metros cuadrados, estimamos que podría obtener una potencia de enfriamiento de 10 kilovatios. Eso es más potente que los acondicionadores de aire centrales que usan la mayoría de las casas", dijo Xiulin Ruan, profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Purdue.

La nueva fórmula de pintura refleja hasta el 98% de la luz solar y al mismo tiempo envía el calor lejos de la superficie.

La pintura blanca común y corriente se vuelve más cálida en lugar de más fría. Las pinturas diseñadas para rechazar el calor que actualmente se encuentran en el mercado reflejan solo del 80% al 90% de la luz solar y no logran que las superficies sean más frías que su entorno.

¿Qué es lo que da a la pintura su blancura extrema?

Son dos características, la primera es la alta concentración de un compuesto químico llamado sulfato de bario que también se usa para hacer que el papel fotográfico y los cosméticos sean blancos.

La segunda característica es que las partículas de sulfato de bario tienen diferentes tamaños en la pintura. La cantidad de luz que dispersa cada partícula depende de su tamaño, por lo que una gama más amplia de tamaños de partículas permite que la pintura disperse más del espectro de luz del sol.

La blancura de la pintura también significa que la pintura es la más fría registrada. Usando equipos de lectura de temperatura de alta precisión llamados termopares, los investigadores de Estados Unidos demostraron al aire libre que la pintura puede mantener las superficies 10 grados Celsius más frías que su entorno ambiental durante la noche.

También puede enfriar superficies a 4 grados Celsius por debajo de su entorno bajo la luz solar intensa del medio día.

Esta pintura blanca es el resultado de seis años de investigación basada en intentos que se remontan a 1970 para desarrollar pintura de enfriamiento como una alternativa viable a los aires acondicionados.