tendencias alimentarias 2021

La alimentación y el medio ambiente están estrechamente relacionados. ¿Por qué no modificar nuestros hábitos de consumo para cuidar al planeta mientras mejoramos nuestra salud?

¿Qué es la alimentación sustentable? 

Se trata de proporcionar alimentos saludables que satisfagan las necesidades nutrimentales de las  personas, al mismo tiempo que se protege al planeta y los ecosistemas se mantienen equilibrados.  

¿Por qué es importante? 

-Una tercera parte de los alimentos producidos en todo el mundo es desperdiciada -Más de 700 millones de personas en el planeta pasan hambre 

-Más de mil millones de personas tienen sobrepeso  

-La seguridad alimentaria se ha deteriorado aún más debido a las repercusiones económicas y  sanitarias del COVID

Nuevas tendencias de consumo 

De acuerdo con el estudio “El consumidor y la etiqueta limpia” realizado en Latinoamérica: -Hay un creciente interés por parte de los consumidores en productos con mejores ingredientes -Las personas están buscando alimentos que contengan un mejor valor nutricional -Cada vez más compradores se inclinan por productos que cuiden el medio ambiente -También están buscando alimentos bajos en sal, azúcar, grasas, saborizantes y colorantes  artificiales 

 

¿Cómo ayudaría al planeta? 

El informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020” calcula que: -La alimentación sustentable permitiría compensar casi en su totalidad los costos sanitarios  relacionados a una alimentación poco saludable 

-El costo social de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el sector de la  alimentación podría reducirse hasta en tres cuartas partes 

¿Cómo lograr una alimentación sustentable? 

De acuerdo con Alejandra Rullan, directora de nutrición y sustentabilidad de Kerry: -Diseñando y equilibrando nutricionalmente productos con mejor sabor y desempeño de forma  sostenible 

-Creando sinergia con organizaciones como el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones  Unidas y Concern Worldwide para combatir el hambre y la desnutrición 

-Previniendo la pérdida y el desperdicio de alimentos

-Desarrollando tecnologías de conservación que satisfagan las nuevas necesidades de los  consumidores  

-Implementando procesos innovadores y mejorando la cadena de suministro